LO QUE ESTA EN JUEGO ES NUESTRA NIÑEZ

by Alerta Cristiano (Notes) on Thursday, March 21, 2013 at 9:35am Comunicado PR por la Familia

Dr. César A. Vázquez Muñiz, portavoz

El reciente caso de adopción decidido por el Tribunal Supremo muestra que, en última instancia, lo que está en juego es nuestra niñez. Todo lo que se establezca a nivel de “política publica”, o a nivel de las leyes va a afectar a los niños, particularmente a través de la educación. La educación comunica ideas, cambia actitudes y promueve conductas. La pregunta es ¿qué conductas queremos promover en nuestros niños? La llamada búsqueda de derechos humanos lo que pretende es normalizar conductas como el homosexualismo, el lesbianismo, el bisexualismo y otras ante la sociedad. Lo que se busca es que nosotros digamos que estas conductas son normales, correctas y buenas, que se las enseñemos a los niños y que estigmaticemos y silenciemos a los que no están de acuerdo.

 Las estrategias para lograr esto son múltiples. La primera consiste en inundar la cultura con estas conductas para que las personas desarrollen tolerancia. Para esto los medios de comunicación y en particular el Nuevo Día, Primera Hora y Univisión se han prestado. Es obvia la cubierta constante, amplia y positiva que se le da a aquellos que son ejemplo de estas conductas. Esta es la segunda estrategia. La exaltación de figuras homosexuales que tengan arraigo en la población por sus logros en alguna área en particular. ¿Qué tiene que ver lo que se hace con alguna parte del cuerpo en la cama con lo que se logra como artista, político o deportista?

 La tercera estrategia es imponer estas ideas al resto de la sociedad a través del gobierno, la legislatura y de los tribunales. Los múltiples proyectos de ley radicados en relación a estos temas son ejemplo vivo de esto. Tantos problemas que como pueblo tenemos y que pensábamos que iban a ser atacados desde el inicio. Como muchos populares nos dijeron en la manifestación del 18 frente al Capitolio: “Voté por ellos para que resolvieran la criminalidad, el desempleo y la deserción escolar. No para que trastearan con el matrimonio y la familia.”  Lo mas prominente ahora es la obsesión de nuestro gobernador en “eliminar los vestigios de trato desigual a base de sexo, orientación sexual o género en nuestro ordenamiento y atemperar el ordenamiento jurídico al mandato de igualdad e igual trato dispuesto en la Constitución”. Todo eso significa que va a usar todo el aparato de gobierno para endilgarle al pueblo estas conductas que la mayoría rechaza. Las leyes de adopción no discriminan respecto a sexo. Tratan a la mujer igual que al hombre. Si así piensan vayan a la calle Chardón pues esto sería una causal de acción a nivel federal. Sobre el trato desigual, los puertorriqueños piensan que dos hombres o dos mujeres no es lo mismo que un hombre y una mujer. Sr. Gobernador ¡no es lo mismo! Ese es precisamente el asunto en controversia. La orientación sexual, para empezar, no está definida legalmente, como tampoco lo está el concepto de género y además no son causales de acción. Por último la política publica tiene que estar enmarcada en el ordenamiento jurídico vigente. Lo contrario es violar el juramento de defender la Constitución y la ley. Usted y su sastre jurídico, la Procuradora General, están faltando a su deber ministerial… pero sobretodo están poniendo en peligro nuestros niños. ¿Dónde están los populares que todavía tienen vergüenza? ¡Muñoz debe estar estremeciéndose en la tumba!

 ¿Qué nos queda? Nos quedan 5, tal vez 6, a lo sumo 7 jueces del Supremo con vergüenza. Saben que fueron nombrados para interpretar la ley establecida por la legislatura, no para imponer su particular visión desde el estrado. Hacer esto último es violentar la separación de poderes y traicionar su juramento. Es imponer su criterio personal por encima de aquellos que fueron electos para representar al pueblo. ¿Qué importa lo que diga el ejecutivo? La ley la establece el legislativo y dado que la adopción no es un derecho constitucional fundamental el criterio apropiado es el racional.

 ¿Qué nos queda? Nos quedan la multitud que fue el 18, los muchos que no pudieron llegar y los mas que estaban allí en su espíritu. Están esperando la próxima convocatoria para que los que no quisieron escuchar, escuchen la voluntad del pueblo. Nos queda el amor por nuestro hijos. Nos queda la verdad. ¿Y por qué no decirlo? Nos queda Dios…quien escribió su voluntad en el diseño del cuerpo humano. El que tenga oídos para oír.. De paso, exigimos el referéndum para elevar el matrimonio a rango constitucional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s