Todos los crímenes son de odio

Alerta Cristiano on Wednesday, December 7, 2011 at 7:40pm

Apoyamos en principio las enmiendas al Código Penal propuestas por el Senado. Una de estas enmiendas lo es la eliminación de las categorías de “orientación sexual, género e identidad de género” como agravantes  en el Artículo 66. El primer problema es que el documento en ningún lugar definía estos términos, lo cual violentaba el principio de que las conductas prohibidas como delito tienen que estar claramente definidas. Esto se conoce como el principio de legalidad. Aparte de la vaguedad que esto implica, el proteger estas categorías es privilegiar unas conductas que la mayoría del pueblo rechaza  y que se pretenden imponer por legislación o por decisiones judiciales.

Es nuestro ideal que todos vivamos libres de violencia. Sin embargo a algunos grupos, desprotegidos tradicionalmente, nuestra sociedad los ha identificado como  más vulnerables a la violencia. Estos han recibido una mayor protección de ley, haciendo más graves las penas por delitos contra ellos. Entre estos están los niños, los discapacitados, las mujeres embarazadas, las personas sin hogar y las personas de edad avanzada. Por otro lado existen unas características esenciales a los individuos,  que no conllevan reparo moral, en las cuales hay el consenso que es importante que se protejan. Raza, color, sexo, origen, nacimiento, condición social, creencias políticas o religiosas pertenecen a este otro grupo. Delitos motivados por prejuicios en estas áreas son sancionados con penas mas severas. Lo que se pretende proteger bajo “orientación sexual, género e identidad de género” son conductas y actitudes que los puertorriqueños desaprobamos. La introducción de estos términos en las leyes son parte del intento de cambiar los valores de nuestra cultura a través de legislación.

No existe evidencia de que los no-heterosexuales sean objeto de una violencia sistemática, mayor que la que enfrenta el resto de la población. No existe evidencia de que sean menos educados, que tengan menos ingresos o que tengan menor poder político que otros sectores sociales. ¿Por qué privilegiarlos haciendo que los crímenes cometidos contra ellos merezcan mayores penas que los que se cometen contra otros? ¿Por qué el asesinato de un homosexual tiene más peso si lo matan por ser homosexual que si lo matan por otra razón? ¿Vale más la vida de una forma o de otra? Si a estos delitos se le aplican agravantes que sean los que se le aplican a todos… Reclamamos la igual protección de las leyes.

No existen legalmente crímenes de odio en la jurisdicción estatal en Puerto Rico. Lo que existe son agravantes a la hora de imponer la pena. Pero en el más amplio sentido humano todos los crímenes implican el menosprecio a la víctima. Todos los crímenes son de odio.

Pastoral Unida a Favor de la Familia

Dr. César A. Vázquez Muñiz

Presidente  787-366-1465

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s