¿Por qué me uno al Boicot que el Consejo de Iglesia Unida está promoviendo contra El Nuevo Día y Primera Hora?

Por Miltón Picón

Hace ya un par de semanas que muchas de las miles de iglesias que están representadas por la organización conocida como el “Consejo de Iglesia Unida” (C.I.U.), decidieron que era hora de iniciar una acción contra algunos medios masivos de comunicación. El C.I.U. tomó esa determinación fijando como fecha de inicio el 31 de octubre de 2011. Sin ni siquiera haber comenzado oficialmente el boicot ya hay miles de personas, iglesias y organizaciones dentro y fuera de Puerto Rico que se han estado comunicando y expresando su solidaridad con el mismo.

¿Por qué al Nuevo Día y a Primera Hora?

Hay varias razones, pero posiblemente la más sólida de ellas, es la censura sistemática de las opiniones del liderato pro familia que se alejan de lo que son las políticas editoriales de estos periódicos. Ejemplo de esto es la clara censura de los comunicados de prensa que enviamos porque representan la otra cara de la noticia. Hemos estado en eventos de vistas públicas donde se dan varios recesos, la prensa corre a buscar las opiniones de todas las partes y los periodistas del Nuevo Día y Primera Hora entrevistan a todos aquellos que representan lo que el periódico cree e ignoran la otra parte de la noticia. Al otro día sale publicada una sola cara del evento. De hecho, hace un tiempo atrás en una columna de uno de los directivos de Primera Hora, este exhorta a los medios a no cubrir noticias a los “religiosos”. En ocasiones ver a un periodista hacer alusión a un escrito de un líder pro familia y después citar el mismo dando la impresión de que se contactó y se entrevistó a ese(a) líder sin haberlo hecho.  A veces dar como excusa para la no publicación de una columna el hecho de que alude a lo que escribió otro columnista y que eso no lo permite el periódico, y hay que editar esa parte, cuando otros columnistas aluden continuamente a los llamados fundamentalistas y casi los mencionan por nombre y apellido. Pero para esos no hay censura. No existe la censura para todo aquel que desee arremeter contra los “religiosos y fundamentalistas”, pero si los  “fundamentalistas” utilizan el mismo lenguaje, el mismo es considerado retórica inflamatoria y de odio.

Otro ejemplo claro de prejuicio y de imágenes estereotipadas de los líderes religiosos lo vemos cuando publican fotos con notas al calce en donde se pretende vender la idea de que todos los pastores en Puerto Rico, pero particularmente los que tienen campañas públicas a favor de la moral, la familia y los valores tradicionales, son buscones, vividores, aprovechados de los feligreses, etc., etc., etc. De hecho, hace unos meses atrás me quedé sorprendido cuando uno de estos dos periódicos publicó una fotografía en la que aparezco con algunos hermanos colegas pastores y en donde aparece también otra persona con la que normalmente no me asociaría y una nota al calce que hablaba de los pastores cabilderos en el Capitolio que llegaron en sus carros europeos de último modelo y sus trajes de diseñador. Uno lee estas cosas y le producen risa y dolor. Le escribí al periodista y le dije de dónde era mi ropa, que marca de vehículo manejaba y en que clase de residencia vivo y cuál es mi salario como pastor. ¿Saben que ocurrió? Se disculpó. Pero esa disculpa no sale publicada, lo que queda en la mente del lector es la nota original con sus implicaciones. Cuando esto se convierte en la norma, cualquiera que ha estudiado el efecto de la propaganda sobre un pueblo puede predecir lo que ocurrirá en la percepción de los lectores de este periódico. Terminarán aborreciendo a pastores y líderes pro familia sin ni siquiera conocer lo que estos creen realmente y lo que verdaderamente representan. Los periódicos se encargan de pensar por la gente, negándoles el derecho a formar su propia opinión.

Faltaría espacio en este nota para citar las barbaridades que han escrito colaboradores y columnistas del periódico en contra de todo aquel que no piense como ellos. Tengo decenas y decenas de citas de los últimos tres a cuatro años, que las vamos a publicar en su momento, para que los hermanos y amigos que se están uniendo a este esfuerzo, lean y traten de digerir los insultos, degradaciones e incluso hasta lenguaje inflamatorio que incita a la violencia. Si todas estas citas salieran de nuestros labios en contra de nuestros opositores recibiríamos una condena pública y seríamos acusados de esgrimir retórica de odio. Las otras publicaciones de prensa escrita no han llegado todavía a ese nivel para aquellos que nos preguntan el por qué no hemos incluido a el periódico “El Vocero”. Las veces que se han tenido que hacer señalamientos se han escuchado y corregido.  Aquellos que en otros medios de comunicación ( Ej. medios radiales ) han querido ser imitadores y promotores del odio hacia el sector cristiano del país han sido denunciados, y sus directores y ejecutivos han tomado medidas correctivas.

¿Se ha dado en el pasado un diálogo entre los ejecutivos de la empresa y líderes cristianos o pro familia para resolver estas preocupaciones?

La respuesta es sí. La última vez que esto ocurrió fue en junio del 2007. Curiosamente buscando información en mis archivos me topé con la minuta de dicha reunión. Estuvieron presentes la Lcda. Myrna Y. López Peña, de parte de la “Coalición Ciudadana en Defensa de la Familia” ( CCEDFA ); la Lcda. Ivette Montes, representando la “Alianza de Juristas Cristianos”, la Lcda. Rosa Sellés, quien fungió como Secretaria de CCEDFA  y este servidor que fue como Asesor en Asuntos Religiosos. De parte del periódico estuvieron presentes su Director o Presidente, el Señor Luis Alberto Ferré Rangel, la escritora Mayra Montero como parte de la Junta Editorial del periódico, el Jefe de Redacción, la Jefa de Contenido de la Revista Por Dentro y la periodista Patricia Vargas que estuvo al final de la reunión para cubrir la misma y publicar una nota al día siguiente. En dicha reunión se hicieron los mismos planteamientos que estamos haciendo ahora. En aquel entonces el Sr. Ferré nos indicó que la línea editorial del periódico en temas como la enmienda constitucional y los derechos a homosexuales permanecería inalterada ( o sea, a favor ) pero que él entendía que se debían de cubrir nuestras noticias, comunicados de prensa y actividades. Así se lo indicó a su Junta Editorial presente en la reunión. ¿Qué ocurrió? NADA. De junio del 2007 al presente no ha ocurrido nada en términos de igualdad en la cobertura, etc., etc. Nos siguen censurando. Lo que si ha cambiado es en términos de aumentar la hostilidad hacia nuestros sectores y líderes.

¿Qué es el boicot y que representa y persigue?

El boicot contra estas empresas no persigue el lacerar o afectar la libertad de expresión y de prensa de los medios en Puerto Rico, o el producir daño económico.  Creemos que tanto El Nuevo Día, como Primera Hora, al igual que el resto de los medios de prensa en este país tienen perfecto derecho a publicar lo que deseen. Creemos que aún en el ámbito religioso estas empresas periodísticas tienen no solo el derecho, sino también el deber de reportar, cubrir e investigar a todo religioso u organismo religioso  que violente la ley y que no represente los verdaderos valores del cristianismo. Nuestro reclamo no está dirigido a que hablen bien de la iglesia y de sus líderes, nuestro reclamo va dirigido a que haya imparcialidad y objetividad en lo que se publica, que no se censuren los puntos de vistas contrarios a la línea editorial del periódico y sus empresas. Nuestro reclamo no va dirigido a que se nos den columnas fijas, reportajes exclusivos o cobertura a nuestras organizaciones o denominaciones individuales como se nos han ofrecido en el pasado. Nunca hemos aceptado eso por que los valores y principios no están sujetos a la compra o a la venta. Nuestro reclamo no es la de obtener privilegios, es que se nos trate con igualdad.

Un boicot es un choque de derechos. Ellos tienen derecho a reportar y publicar lo que deseen, nosotros como ciudadanos y como consumidores tenemos derecho a utilizar nuestros recursos económicos como deseemos, en este caso para respaldar a aquellos que no atacan los valores o ideas que preciamos. Aún uno puede apoyar empresas con las que puede tener diferencias, pero siempre en el marco del respeto mutuo. Lo mismo ocurre con las múltiples denominaciones en el país, podemos tener diferencias doctrinales, esas deferencias ser marcadas y ampliamente discutidas en todos los foros, pero cuando se trata de valores que afectan a todo el pueblo, tenemos que unimos en esfuerzos comunes. Podemos tener diferencias fundamentales, pero si mañana en Puerto Rico ocurriera un terremoto devastador y solo quedaran en pie las iglesias o católicas o evangélicas, usted no tendría reparos en llevar a dormir a sus hijos al edificio de la una o la otra. En momentos como esos todos somos puertorriqueños y nos fundimos en un abrazo solidario, aunque las diferencias de opinión queden intactas.

El boicot es de carácter voluntario, nuestros hermanos y amigos tienen la libertad de apoyarlo o no. Aquellos que lo hagan se lo agradecemos, a aquellos que no, siguen siendo hermanos y amigos. No podemos quejarnos de la demonización de la que somos objeto, y luego demonizar a los que no están de acuerdo con nosotros.

El Consejo de Iglesia Unida ( C.I.U. ), desde el mismo día que se decidió esta acción nombró un Comité de Diálogo, no uno pro forma, sino uno funcional, que tiene como norte el iniciar conversaciones que se encaminen a unas soluciones o entendidos duraderos a estas preocupaciones que tenemos. Las experiencias de incumplimientos del pasado nos sugieren cautela. Hace tiempo dejamos de ser crédulos y cándidos. Queremos acción, no palabras.

Como señalamos al principio de esta nota, desde el momento en que se tomó esta decisión y comenzó la divulgación de la iniciativa, esta ha corrido como pólvora a través de programas de televisión y los otros medios sociales cibernéticos como Portales, Blogs, Facebook, y ya mismo estará en Twitter, My Space y todo aquello que se pueda utilizar para comunicar información. Con esto también ha llegado la nueva modalidad donde las personas comentan desde la privacidad de su hogar, o desde el teléfono o computadora móvil, con comentarios que van de lo sublime a lo bizarro, de lo inteligente a la ausencia total de actividad cerebral. Y es una pena, porque cuando la gente deja de discutir los méritos o deméritos de unas propuestas y se van a lo personal todos podemos perder.

Nosotros le pedimos encarecidamente a nuestros hermanos en la fe, que utilicen cordura y prudencia en los comentarios que dejan en las redes sociales. Podemos entender que aquellos que no tienen temor de Dios, que no tienen ningún tipo de experiencia religiosa utilicen los medios para vociferar sus odios y prejuicios. Nosotros no debemos de contestarles en forma insensata, sino con prudencia y cordura. La Palabra de Dios nos dice cómo debemos de responder a nuestros adversarios y a todo aquel que demande razón de lo que creemos, dice el Apóstol San Pedro que debemos de contestar con “mansedumbre y reverencia”. Recuerde siempre que el que hoy es adversario, mañana puede llegar a ser hermano en la fe. La historia de los últimos 35 años de ministerio nos prueban categóricamente la veracidad de esta afirmación. Nuestros aliados más cercanos hoy, fueron ayer los adversarios más acérrimos. Una persona llegó a hacer la diferencia; Jesucristo. Es en ese espíritu que llevaremos esta nueva lucha.

Nota: Si desea puede pulsar el siguiente enlace ¿Por qué me uno al boicot…? para transferir el artículo a su máquina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s