¿Existe la violencia homofóbica en Puerto Rico?

Dr. César A. Vázquez Muñiz 

Presidente, Pastoral Unida a Favor de la Familia

En el artículo titulado “Homofobia que hiere” publicado en Primera Hora del 11 de mayo del 2011, se hacen una serie de declaraciones erradas con respecto a la violencia  de la cual han sido objeto miembros de la comunidad LGBTT (Lésbica Gay Bisexual Transexual Transgénero).

El primer error consiste en presentarlos como victimas de una violencia sistemática y mucho mayor que la que enfrenta la comunidad en general. Se mencionan 14 victimas en 17 meses, cuando en ese intervalo han ocurrido alrededor de 1400 asesinatos. Esto implica un uno por ciento (1%) de los asesinatos totales. Si realmente son un diez por ciento (10%) de la población, este número de victimas es  bajo… En términos proporcionales hubiesen sido alrededor de 140…a menos que creamos que ellos no participan de la misma actividad delictiva o que no tienen el mismo riesgo de ser víctimas de la violencia que afecta al resto de la población. Lo mas probable es que no sean el diez, ni tampoco el cinco por ciento de la población. La realidad es… que los medios le dan una cubierta exagerada a los crímenes donde están involucrados los no heterosexuales. La realidad es… que muchas de estas victimas incurrieron en conductas de alto riesgo que los expuso a ser objeto de violencia y que en muchos casos fueron victimizadas por personas que participaron de su actividades sexuales. Aclaro que lo dicho anteriormente no justifica la violencia de la que fueron objeto. Deploramos sus muertes, como deploramos la del resto de las víctimas. Exigimos que  los culpables reciban todo el peso de la ley. Pero pedir mayores recursos investigativos y mayor atención de las autoridades para estos crímenes es privilegiar la conducta sexual de algunos, cuando se supone que la vida de todos debe tener el mismo valor y dignidad. Se falta a la verdad cuando se presenta a esta comunidad como objeto de mayor violencia que el resto de la población. Peor aún, cuando se pide atender a las victimas de la comunidad LGBTT con mayor atención por parte de la ley que a otras víctimas, se les está privilegiando y  se le falta el respeto al resto de las víctimas y a sus familias. De hecho, la tasa de solución de estos 17 asesinatos ha sido mayor que la del resto. Que conste, nos alegra que se identifique y se castigue a los victimarios independientemente de quien sea la víctima.

El segundo error consiste en establecer una relación de causa y efecto entre estas muertes y cualquier expresión de desaprobación a la conducta homosexual. Esto es un ataque a la libertad de expresión de aquellos que nos oponemos a los intentos de normalizar la conducta homosexual en nuestra sociedad. Esto constituye una incitación a la violencia. Cualquiera que esté afectado emocionalmente por estas muertes pudiera actuar violentamente contra “políticos, líderes religiosos, artistas y hasta boxeadores”. ¿Quién está proclamando un discurso de odio? ¿Se hacen responsables de lo que ocurra Pedro Julio Serrano, Ilia Rosario y Ada Conde? Reclaman el derecho a defender como correcta su conducta pero nos niegan el mismo derecho a expresar  nuestras convicciones. Lo que no pueden lograr por los argumentos lo pretenden lograr por la intimidación y la hostilidad. Y de esto son cómplices algunos  medios de comunicación que con el despliegue persistente y amplio de estas conductas pretenden insensibilizar al pueblo. Los mismos medios que citan constantemente a estos activistas pero no permiten la respuestas de los que representamos la opinión de la mayoría.

Por último, es una vergüenza que profesionales puertorriqueños utilicen su título para darle validez a esta desinformación deliberada que intenta inducir a error al pueblo de PR.  El estudio de encargo de la Comisión de Derechos Civiles, Proyecto Homofobia (ver páginas 6-8),  dirigido por un alegado homosexual, demostró al menos en la muestra estudiada, que los homosexuales (incluyendo lesbianas, bisexuales) tienen mas estudios universitarios, mas participación en la fuerza laboral y mayor ingresos que la población en general de PR. No son discriminados sino privilegiados.. a tal punto que una activista dijo frente a la Comisión Conjunta de Cámara y Senado que “ el treinta por ciento de los empleados” de la rama legislativa eran de la comunidad LGBTT. Es obvio que esta cifra es desproporcionalmente alta pero nadie habló de discrimen contra los heterosexuales. La mayoría de las expresiones catalogadas como “homofóbicas”  en el estudio no son sino la expresión de incomodidad y desaprobación hacia la conducta homosexual, sin que haya un ánimo de violencia o de causar daño hacia hermanos, familiares, amigos o compañeros de trabajo. El autor principal de Proyecto Homofobia es el mismo que cita de manera incompleta y que induce a error, un estudio para apoyar el Proyecto 1725 de la Cámara, error que de manera irresponsable se incluyó en el informe positivo. A eso nos tiene acostumbrados la Comisión de Ética y de lo Jurídico de la Cámara de Representantes.

El problema es que algunos  han decidido que cualquier desaprobación de la conducta homosexual es homofobia. El problema es que para algunos no es suficiente la tolerancia de sus actos íntimos…ellos quieren afirmación y celebración social y pública de su conducta sexual íntima. De esto ocurrir se afectaría la educación de nuestros niños y se coartaría nuestra libertad de expresión como ha ocurrido en otros lugares.

Queremos la paz para TODOS. Reafirmamos el valor irreducible de todo ser humano y su dignidad fundamental. Esto incluye a los miembros de la comunidad Lésbica Gay Bisexual Transexual y Transgénero (LGBTT). Repudiamos la violencia como manera de solucionar conflictos. Reafirmamos el derecho a expresarnos públicamente sobre lo que nos afecte. Respetamos el derecho de otros a diferir. Estamos dispuestos al diálogo pero no renunciaremos al derecho fundamental de defender de manera pacífica y democrática nuestras convicciones. Nos reafirmamos en el derecho que como pueblo tenemos de elevar a rango constitucional el matrimonio entre un hombre y una mujer, según su sexo de nacimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s