Modo de Crear de la Trinidad

Tomado del libro “The End of Christianity” (Autor William Dembski)

Lo primero que nos sorprende es como Dios crea: Dios habla y suceden cosas. ¿Por qué un acto del lenguaje es el modo de creación de Dios? Esto hace sentido. Cualquier acto de creación actualiza una intención de un agente inteligente. En nuestra experiencia, las intenciones se actualizan de muchas maneras. Los escultores actualizan sus intenciones cincelando una roca, los músicos escribiendo notas en papel con líneas, los ingenieros haciendo planos, etcétera. Pero en general, toda actualización de una intención se puede realizar a través del lenguaje. De este modo el lenguaje se convierte en el medio universal para actualizar intenciones.

El lenguaje que procede de la boca de Dios en el acto de creación es el Logo divino, la Palabra que en Cristo se hizo hombre y a través de la cual se crearon todas las cosas. El Logo divino no es lenguaje en el sentido ordinario, sino la esencia misma que hace posible el lenguaje. El Logo divino es la segunda persona de la Trinidad. La Trinidad completa toma parte en cada acto de creación. En el acto de creación, Dios el Padre habla el Logos divino en el poder del Espíritu Santo. Las palabras necesitan poder para cumplir su fin (Isaías 55:11).

Dado que fuimos creados a imagen de Dios, la estructura trina de creación divina se refleja en el lenguaje humano. Cuando formamos una intensión, esto refleja Dios el Padre formando una intensión para iniciar un acto de creación divina. Cuando articulamos una intención con nuestras palabras, esto refleja a Dios el Hijo actuando como el Logo divino articulando la intensión divina. Finalmente, cuando pronunciamos las palabras pasando aire sobre nuestras cuerdas vocales y a través de nuestra boca, esto refleja a Dios el Espíritu Santo energizando al Logo divino y por ende actualizando la intención divina. [Por tanto, no sorprende que la palabra espíritu significa “viento” o “soplo”.] En nuestra experiencia una intención siempre está asociada con una persona consciente. Lo mismo para el lenguaje.

El modelo trino de creatividad divina y humana tiene un paralelo profundo en le teoría matemática de la información. En 1940, Shannon examinó la confiabilidad de transmitir información a través de un canal de comunicación. Dado que hay ruido en el canal, ¿cómo transmitir información desde un extremo del canal tal que se reciba de manera exacta en el otro extremo? En el 1949 Shannon presentó un diagrama esquemático de un sistema de comunicación general. El diagrama aparece a continuación

Diagrama Esquemático Sistema Comunicación General


 

No es accidente que en la parte superior izquierda del diagrama encontremos una “trinidad”.

La “fuente de información” representa al Padre, que es la fuente de todo conocimiento y del ser. El “mensaje” representa Dios el Hijo, el Logo divino. Finalmente, el “transmisor” representa a Dios el Espíritu Santo, que toma el mensaje y lo ejecuta. De modo que, lo que el Padre se propone y el Hijo articula, el Espíritu Santo actualiza.

La otra parte del diagrama tiene significado teológico, ella representa el orden creado.

La “señal” refleja lo que en la teología ortodoxa clásica se conoce como “energía divina”, esto es, la manifestación de la actividad divina en la creación. La “fuente de ruido” refleja los efectos distorsionantes del pecado y la caída, que intentan frustrar la energía divina. De ahí que, en la oración del Señor “tu voluntad se haga en la tierra como en el cielo”: a la izquierda de la fuente de ruido (en el cielo), la voluntad de Dios se realiza perfectamente; a la derecha (en la tierra), la voluntad de Dios se realiza de manera imperfecta. Dios habla en el cielo, y se hace; Dios habla en la tierra, y su voz se desobedece rutinariamente. Dado que toda la creación será restaurada a través de la redención en Cristo, la creación reflejará completamente la voluntad de Dios como ocurre ahora en el cielo.

Una vez que la señal pasa la fuente de ruido, se mueve al “receptor”. El “receptor” es una matriz: recibe la señal como una semilla divina en un acto de concepción (Lucas 8:11). El “mensaje” en el receptor ya no es un Logo divino como en el diagrama anterior. Aquí refleja el producto de la concepción por el receptor, es lo que el receptor como matriz “produce” como consecuencia de recibir la señal. Finalmente, el destino del mensaje, es lo que logra durante su existencia temporal. Decir que la palabra de Dios no torna atrás vacía (Isaías 55:11) es decir que la intención divina en la “fuente” se realiza completamente en su “destino”. A pesar de que los preceptos de Dios pueden ser desobedecidos, los propósitos de Dios siempre se alcanzan. El ruido no puede impedir la realización de las intensiones de Dios.

Las analogías anteriores capturan la esencia de la metafísica Cristiana. El concepto de información es central en la teología y en la ciencia moderna. El físico John Wheeler dice “… una nueva visión, Todo es Información. Mientras más pienso sobre el misterio del cuanto y nuestra extraña habilidad para entender el mundo en donde vivimos, veo más viables los roles fundamentales de la lógica y la información como fundamentos de la teoría física.” Otros científicos están comenzando a ver la información como la sustancia fundamental que subyace la realidad física. La información es el fundamento de la realidad y provee el puente final entre la ciencia y la teología.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s