Cómo se quiere aplicar la “Perspectiva de Género”

CASO DE PANAMÁ

Tomado del artículo escrito por Ana Luisa Leedesma para la Revista 110, en noviembre 20 del 2007.

Un amplio rechazo está recibiendo en Panamá el proyecto de ley sobre política de género y la denominada salud sexual reproductiva, que cursa en el senado, pero que con el auspicio de la primera dama, Vivian Fernández de Torrijos, está siendo implementada en algunos lugares de ese país centroamericano. Específicamente en la denominada equidad de género se establece como un derecho inherente a los niños la libertad a la orientación sexual, estableciendo como natural las relaciones homosexuales, lésbicas, transexual y el bestialismo, esto último implica que los infantes tengan sexo con animales.

¿Cuál es la causa de tanto encono?

Veamos: “La ley de salud sexual y reproductiva incluye el “derecho” de los niños a la información sobre “goce sexual”, “homosexualismo como forma sana de vida”, “el derecho a tener abortos, usar píldoras abortivas, preservativos sin el consentimiento ni conocimiento de los padres de familia”, aún peor, esa ley incluye que si el padre o la madre o cualquier familiar interfieren con ese “derecho del niño” podrían ir a la cárcel, y el profesor o centro de salud no estarían obligados a dar información a los padres, pues según interpretan es una violación al derecho del niño a la confidencialidad entre él, la escuela y el centro de salud”. Parece como si en ese país se estuviera encubando un régimen totalitario. El derecho de los padres sobre los hijos menores ha sido negado, por sistemas como el nazi, o por Stalin en sus momentos más oscuros. Pero en España está sucediendo algo semejante, en Cataluña ya los padres han entablado demandas en defensa de la patria potestad.

Bestialismo, lesbianismo y homosexualidad

Sigue la carta pública a Vivian de Torrijos: “Esa ley también le da derechos a los homosexuales, lesbianas y travestís a adoptar niños y el derecho a impartir clases a los niños. En la ley le llaman equidad de géneros”. Con ese amparo muestran otra faceta de la política de género, la carta sigue: “Esa ley promueve bestialismo que le “da derecho al niño” a tener relaciones sexuales con animales para realizar su derecho a la sexualidad y goce sexual cuando no tiene disponibilidad de pareja humana, porque según esta ley la relación entre un humano y un animal puede ir más allá del mero acto sexual, ya que según entienden, los animales son capaces de formar una relación amorosa duradera con otro animal o con un ser humano, y que tal relación no es fundamentalmente diferente de ninguna manera a otra relación sexual o amorosa”. Es decir, que la perspectiva o política de género incluye las relaciones sexuales con animales, y esto está a punto de ser aprobado en Panamá. ¿En nombre de qué civilización se hará semejante ignominia?

Sin que haya sido aprobado por las cámaras legislativas, la citada Guía de Educación Sexual, que va casada con la ley de salud sexual y reproductiva, sostiene la carta, ya la están impartiendo en centros escolares en San Miguelito y en el interior de la República, sin el conocimiento de los padres de los niños, los cuales son utilizados como conejillo de Indias, para adoctrinarlos en prácticas sadomasoquistas y sodomías, que los empuja e induce al homosexualismo y lesbianismo. Los niños son inducidos a tocarse entre sí con los ojos vendados y en parejita del mismo sexo, también se le orienta para que los infantes acepten como normales las relaciones anales, pene-boca, vagina-pene, además que usen su imaginación con artefactos artificiales para obtener satisfacción sexual. El adiestramiento va dirigido a niños cuyas edades van desde 6, 7, 8, 9, 10, 11,12, 13 y 14 años. Esa misma práctica fue denunciada en Cataluña, con la alarma de que degenerados han tomado el sistema educativo. Con estas prácticas aberrantes, de ser aprobadas se estaría negando el derecho de los niños a la salud mental, emocional y física.

En otra parte de la misiva se llama la atención sobre el secretismo y la alevosía de todo lo planeado a espaldas de la población, al tiempo que subraya el carácter totalitario de ese proyecto de ley, pues pretende desconocer el derecho a la patria potestad. Este desconocimiento no es algo casual, constituye un importante puntal de la ideología de género.

De lo anterior se desprende, que este movimiento pretende destruir la familia, sus interrelaciones y a cada uno de sus integrantes. Por esta razón, todas aquellas personas que tienen la moral cristiana donde la familia se define como la unidad formada por un hombre y una mujer, deben levantar su voz para evitar que esta ideología se apodere de nuestro sistema educativo.

Para más información al respecto, favor de leer las siguientes referencias:


Free Hit Counter

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s