José: Parte III – La cárcel

Gen 39:20 Y tomó su señor a José, y le puso en la casa de la cárcel, donde estaban los presos del rey, y estuvo allí en la casa de la cárcel.

Interesante señalar que si José era culpable realmente, la paga de su acción era la muerte. Colocarlo en una cárcel para los presos del rey era un tipo de cárcel federal para los de cuello blanco donde el trato es muy diferente. Esto puede significar que Potifar tenía sus dudas acerca de la culpabilidad de José. Pudo pensar, Dios ha estado con él todo este tiempo y se ha mostrado un administrador dedicado, responsable y fiel; ¿cómo es que repentinamente decidió violar a mi esposa?

Gen 39:21 Mas el SEÑOR fue con José, y extendió a él su misericordia, y le dio gracia en ojos del principal de la casa de la cárcel.

Se repite la historia nuevamente: Dios está con José y le extiende su misericordia. ¿Cómo? Le da gracia a los ojos del principal encargado de la cárcel. Este principal observa lo mismo que Potifar, Dios está con José, por tanto todo lo que toca es prosperado. ¿Qué hace el principal? Coloca a todos los presos bajo la supervisión de José.

Gen 40:1 Y aconteció después de estas cosas, que pecaron el maestresala del rey de Egipto, y el panadero, contra su señor el rey de Egipto.

Pasa un tiempo considerable y llegan a la cárcel el copero y el panadero del rey porque hicieron algo desagradable a Faraón.

Gen 40:4 Y el capitán de los de la guardia dio cargo de ellos á José, y él les servía: y estuvieron días en la prisión.

El príncipe de la cárcel los coloca bajo la supervisión directa y personal de José.

Gen 40:6-7 Y vino á ellos José por la mañana, y los miró, y he aquí que estaban tristes. Y él preguntó á aquellos eunucos de Faraón, que estaban con él en la prisión de la casa de su señor, diciendo: ¿Por qué parecen hoy mal vuestros semblantes?

José era un hombre muy observador y sensible. Tan pronto los ve tristes, les pregunta, ¿cuál es la causa? El no los menospreció, al contrario mostró preocupación por el bienestar de ellos.

Gen 40:8 Y ellos le respondieron: Hemos tenido un sueño y no hay nadie que lo interprete. Entonces José les dijo: ¿No pertenecen a Dios las interpretaciones? Os ruego que me lo contéis.

La causa de su tristeza es que cada uno de ellos tuvo un sueño la misma noche y aunque consultaron a muchos no hay nadie que se los pueda interpretar. Es posible que la interpretación de este sueño esté relacionado con su futuro – salir de la cárcel. José les hace claro que Dios es el único que tiene la capacidad para interpretar los sueños de los mortales. El Dios que está conmigo puede mostrarme la interpretación, si me cuentan el sueño. José estaba claro que Dios le había dado una habilidad especial para interpretar sueños. [Hay viene el soñador.]

José interpretó correctamente ambos sueños. Note que el copero fue el primero en contar su sueño, sus manos estaban limpias. No había hecho nada fuera de lugar contra el rey. El panadero tenía duda, cuando vio que la respuesta para el copero fue buena, entonces contó su sueño.

Gen 40:14-15 Sólo te pido que te acuerdes de mí cuando te vaya bien, y te ruego que me hagas el favor de hacer mención de mí a Faraón, y me saques de esta casa. Porque la verdad es que yo fui secuestrado de la tierra de los hebreos, y aun aquí no he hecho nada para que me pusieran en el calabozo.

José seguro de que sucederá como dijo, le pide al copero que no se olvide de que el interpretó correctamente su sueño. Cuando todo marcha bien, es común olvidarse de los que están en necesidad. Le ruega que le haga un favor – le mencione al rey que un joven en la cárcel interpretó correctamente su sueño y que intercediera por él ante el Faraón. Razón – no era culpable de lo que se le acusaba. De hecho la mayor parte de las personas que están en la cárcel dicen o creen que no son culpables.

Gen 40:23 Más el jefe de los coperos no se acordó de José, sino que se olvidó de él.

Gen 41:1 Y aconteció que al cabo de dos años, Faraón tuvo un sueño; y he aquí, soñó que estaba de pie junto al Nilo.

Dos años después de la liberación del copero, faraón tuvo un sueño. Esa misma noche tuvo un segundo sueño muy parecido al primero.

Gen 41:8 Y sucedió que por la mañana su espíritu estaba turbado, y mandó llamar a todos los adivinos de Egipto, y a todos sus sabios. Y Faraón les contó sus sueños, pero no hubo quien se los pudiera interpretar a Faraón.

Faraón se levanta muy confundido y llama a todos los adivinos y sabios para que le interpreten el sueño y nadie lo puede hacer. Toda la sabiduría y la ciencia de Egipto, el imperio que controla al mundo de entonces, no puede descifrar el sueño.

Gen 41:9 Entonces el jefe de los coperos habló a Faraón, diciendo: Quisiera hablar hoy de mis faltas.

El jefe de los coperos recuerda a José, ¿por qué ahora? ¿Estará relacionado con ganar puntos delante del faraón? ¿Cuál será el premio para la persona que encuentre a un sabio que interprete el sueño? En especial ahora cuando toda la sabiduría de Egipto a fallado. Por otro lado, el reconoce que cometió una falta al no hacer el favor que le había pedido José para que intercediera por él ante el faraón.

Gen 41:15-16 Y Faraón dijo a José: He tenido un sueño y no hay quien lo interprete; y he oído decir de ti, que oyes un sueño y lo puedes interpretar. José respondió a Faraón, diciendo: No está en mí; Dios dará a Faraón una respuesta favorable.

Faraón le dice a José que conoce de su habilidad para interpretar sueños. José le responde con claridad que es Dios el que los interpreta. Siempre mostrando su fidelidad a Dios, no soy yo es Dios en mí.

Gen 41:32 Y en cuanto a la repetición del sueño a Faraón dos veces, quiere decir que el asunto está determinado por Dios, y Dios lo hará pronto.

Como el sueño se repitió dos veces esto quiere decir que Dios determinó hacerlo y lo hará pronto.

Gen 41:33-37 Ahora pues, busque Faraón un hombre prudente y sabio, y póngalo sobre la tierra de Egipto. Haga esto Faraón: nombre intendentes sobre el país y exija un quinto de la producción de la tierra de Egipto en los siete años de abundancia. Y que ellos recojan todos los víveres de esos años buenos que vienen, y almacenen en las ciudades el grano para alimento bajo la autoridad de Faraón, y que lo protejan. Y que los víveres sean una reserva para el país durante los siete años de hambre que ocurrirán en la tierra de Egipto, a fin de que el país no perezca durante el hambre. Y la idea pareció bien a Faraón y a todos sus siervos.

José le presenta a faraón una propuesta bastante detallada de cómo manejar la producción durante los años de abundancia para que el país no perezca durante los años de escasez.

Gen 41:38-44 Entonces Faraón dijo a sus siervos: ¿Podemos hallar un hombre como éste, en quien esté el espíritu de Dios? Y Faraón dijo a José: Puesto que Dios te ha hecho saber todo esto, no hay nadie tan prudente ni tan sabio como tú. Tú estarás sobre mi casa, y todo mi pueblo obedecerá tus órdenes; solamente en el trono yo seré mayor que tú. Faraón dijo también a José: Mira, te he puesto sobre toda la tierra de Egipto. Y Faraón se quitó el anillo de sellar de su mano y lo puso en la mano de José; y lo vistió con vestiduras de lino fino y puso un collar de oro en su cuello. Lo hizo montar en su segundo carro, y proclamaron delante de él: ¡Doblad la rodilla! Y lo puso sobre toda la tierra de Egipto. Entonces Faraón dijo a José: Aunque yo soy Faraón, sin embargo, nadie levantará su mano ni su pie sin tu permiso en toda la tierra de Egipto.

La rapidez con la que José esboza una solución indica que él es la mejor persona para dirigir a Egipto durante este periodo. Faraón reconoce que el espíritu de Dios está sobre José y es quién la ha dado el conocimiento de lo que va a suceder y como manejar la situación para que el país no perezca. Por esta razón lo coloca como administrador de toda la tierra de Egipto.

Se vuelve a repetir la historia – Dios prospera a José al punto de colocarlo como emperador del mundo en ese entonces conocido. Lo llevó hasta lo más alto que se puede llegar en la escalera de la autoridad sobre la tierra. ¿Qué hizo José para que Dios lo prosperara? Primero, reconocer que toda buena dádiva viene de Dios. Segundo dar a Él la gloria y honra que se merece. Tercero, obedecer a Dios. Cuarto, no desanimarse ni desesperarse, especialmente en los días de angustia. Quinto, esperar pacientemente en Él, porque el completará su obra en nosotros.

Gen 41:46 José tenía treinta años cuando se presentó ante Faraón, rey de Egipto. Y salió José de la presencia de Faraón y recorrió toda la tierra de Egipto.

Esto significa que han pasado 13 años desde que José fue vendido a los madianitas y dos años después de que José dio la interpretación al sueño del copero.

2 comentarios el “José: Parte III – La cárcel

  1. Ecxelente.. Estoy travajando con esta leccion.. Jose es recompenzado.. Tengo que aser un voskejo, una lista del desarrollo de eventos. Al final aplicar el pasaje biblico. Por ejenplo: 1.¿Donde comienza el problema o dilema en el pasaje b. 2. que solucion ofrece Dios o como interviene Dios? 3. Cual fue el restado ( climax) o como fue resuelto el probl. O dilema? 4. Cual fue la conclucion? Si puede alguien ayudarme un pokito.. Por favor:)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s